close
    search Buscar

    Prueba de Sonic Forces: el erizo de SEGA está maldito

    Quien soy
    Joel Fulleda
    @joelfulleda

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Empecemos sin más con lo que nos hizo alucinar: la vida útil del juego, apenas tardamos cuatro horas en completar la primera tirada, lo que es realmente escandaloso para un Sonic anunciado como ambicioso. Vale, podemos volver a los 30 capítulos de Sonic Forces para batir récords, responder a una señal de socorro, recuperar los escudos rojos, afrontar varios desafíos (alcanzar el rango S en dicho nivel, completar el recorrido en un tiempo determinado, etc. . .), o completar misiones diarias para beneficiarse de un XP adicional, pero no hay un incentivo real para que el jugador rellene a Eggman, Infinite y sus secuaces por segunda vez. Además, el escenario de Sonic Forces es una tontería sin nombre. Pensábamos que Nintendo y Mario eran los campeones mundiales en este ámbito, pero Sonic Team fue más allá con diálogos suaves que nos recuerdan la importancia de la amistad, la valentía, todo eso. Esta puede ser una observación dura, especialmente porque el juego está dirigido a un público joven que no necesariamente está atento a este tipo de detalles; pero, ¿es esta una razón para multiplicar tomas ultra atrevidas y cinemáticas nada inspiradas? Dado que la receta había funcionado bien en Sonic Generations, los desarrolladores volvieron a unir a los dos Sonics. El primero, que viene directamente de la era 2D, no coge una palabra, lo que paradójicamente lo hace un poco entrañable. Todo lo contrario de Sonic 3D, que no deja de parlotear y castigar a sus oponentes, incluso cuando es multado por Infinite y su pandilla. Pesado.



    Empecemos sin más con lo que nos hizo alucinar: la vida útil del juego, apenas tardamos cuatro horas en completar la primera tirada, lo que es realmente escandaloso para un Sonic anunciado como ambicioso.



    La presencia de las dos versiones implica naturalmente dos tipos de juego, y la primera palabra que viene a la mente para describir la sensación con la vieja escuela de Sonic es "catastrófica". La inercia del personaje es de fresas, le falta mucha precisión, algunas colisiones son sospechosas y el diseño de niveles brilla con su mediocridad. En cuanto a la poca legibilidad de los niveles, obliga a saberse de memoria los lugares para no caer tontamente en un precipicio y esperar lograr un tiempo honroso. Con respecto al erizo moderno, encontramos casi los mismos defectos, además de la linealidad. Es sencillo, tenemos la sensación de estar en una especie de rail shooter en el que simplemente pulsamos el stick hacia arriba o hacia la derecha, con unos cuantos Homing Attacks aquí y allá para sacar al jugador de su letargo. Quizás los aficionados estarán encantados con los bucles y los largos descensos que el erizo engulle a alta velocidad: "Tengo que ir rápido", ¿eh? – pero de cualquier manera, no esperes ninguna fase de exploración real. Tanto mejor, porque no estamos convencidos de que la cámara, a punto de romperse a veces, hubiera aguantado. En la piel de Sonic 3D, los combates contra jefes acentúan mucho la naturaleza repetitiva del juego: se trata esencialmente de reducir la distancia que nos separa del oponente para aporrearlo a golpes. De hecho, nada demasiado loco, lo que permite enfatizar que Sonic Forces no requiere ninguna habilidad para ver el final.




    SIN CONTROL, LA VELOCIDAD NO ES NADA


    La principal novedad de este episodio es la introducción de un "novato" que podremos personalizar de pies a cabeza. El primer paso es definir la raza a la que se asociará nuestro avatar, sabiendo que son siete y que cada una tiene sus propias características. Por ejemplo, Bird puede realizar un doble salto, mientras que la duración de la invencibilidad después de recibir daño será mayor si se opta por Rabbit. También podemos mencionar al Lobo que atrae objetos, o al Gato que se queda con un puñado de Anillos cuando te golpea un enemigo. Después de haber determinado la apariencia física y el aspecto de nuestro héroe personalizado, será necesario asignarle un Wispon que se puede usar de dos maneras diferentes. Más concretamente, al presionar el gatillo derecho, es posible sacar un arma, mientras que la segunda función del Wispon le permite aprovechar un movimiento especial condicionado por un indicador. Para llenarlo, tendremos que recuperar el Wisp apropiado navegando por el nivel. Con un Spinning Wispon, habrá una forma de perforar las paredes para escalar, mientras que un Floating Wispon será invaluable para no caer al vacío. Solo por añadir algunas sutilezas, algunos Wispons que desbloqueas tienen bonificaciones (velocidad de deslizamiento aumentada, invencibilidad tras recoger cien Rings, bloqueo de ataques enemigos al frenar, entre otras) que, para ser sinceros, no son muy útiles como El nivel de dificultad de Sonic Forces es casi nulo. Tal vez para obtener el rango S, y otra vez.


    Hermoso como un camión, el juego olvida algunos conceptos básicos de la plataforma. Modo de juego aproximado, diseño de nivel tambaleante, desafío cero, vida útil más que limitada, los desarrolladores no se esforzaron por este episodio.


    Con el Sonic clásico por un lado, el Sonic moderno por el otro y el avatar en el medio, pensamos que el Sonic Team había jugado todas sus malas cartas, pero fue sin contar con la asociación entre el Sonic moderno y el avatar. que da el golpe final a Sonic Forces. Nos encontramos controlando a ambos personajes simultáneamente, con la opción de usar las habilidades de uno u otro. En lugar de perderse con este dúo desafortunado, el Sonic Team habría hecho mejor en centrarse en la mecánica de juego cincelada, solo para celebrar el 25 aniversario de la franquicia con dignidad. Allí, nos encontramos más bien ante una mezcla indigerible de todos los elementos -buenos o no- del último Sonic. Resultado: consistencia cero. Cierto es que ciertas chispas hacen creer que los desarrolladores soltarán los caballos, pero el juego inmediatamente vuelve a caer en sus fallas, siendo los QTE de una rara indulgencia el pináculo de esta mascarada. Entonces, ¿deberíamos tirar todo en Sonic Forces? No. Gráficamente, hay niveles que son bastante geniales (Green Hill y City, por ejemplo), lo que da aún más arrepentimiento por las divagaciones del juego. Y luego, imposible permanecer impasible ante los múltiples efectos visuales, del mismo modo que los 60fps a los que responde presente en Xbox One y PS4, la Nintendo Switch, por su parte, debe conformarse con 30fps. Finalmente, aparte de algunas canciones rápidamente aburridas, la banda sonora de Sonic Forces hace el trabajo, lo que hace posible olvidar el doblaje francés completamente fallido.



    Audio vídeo Prueba de Sonic Forces: el erizo de SEGA está maldito
    Añade un comentario de Prueba de Sonic Forces: el erizo de SEGA está maldito
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.