close
    search Buscar

    Reseña de Wonder Boy The Dragon's Trap: una de las remasterizaciones más bonitas que hemos jugado...

    Quien soy
    Judit Llordes
    @juditllordes

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Los que crecimos en los años 80 y 90 lo saben, dos escuelas se enfrentaron en los patios de recreo. Por un lado, los que se lucieron con su NES y Super Mario Bros. 3, y por otro, los propietarios de Master System que intentaron en vano explicarles que Wonder Boy III: The Dragon's Trap ofrecía una aventura tan rica y trepidante como las nuevas aventuras del fontanero bigotudo. Hay que decir que el juego de SEGA también permitía que su héroe se transformara en diferentes criaturas con habilidades muy específicas. Una característica de juego que obviamente encontramos en este remaster, que comparte mucho en común con el juego original. Los franceses de Lizardcube estaban tan interesados ​​en no querer distorsionar el material original que crearon un juego que era casi idéntico en todos los sentidos. Todo lo que tienes que hacer es presionar el botón de corte para cambiar del juego reelaborado a la versión de 8 bits, sin latencia. El cambio es inmediato, casi instantáneo, por lo que es bastante posible jugar con normalidad cambiando de una versión a otra. Los desarrolladores han llevado el delirio aún más lejos, ya que de hecho es posible cambiar la banda sonora sobre la marcha, permitiéndote escuchar tanto la música reorquestada como los sonidos vintage de la época. Delirio.




    EDICIÓN MAESTRA


    Pero a pesar de este sorprendente parecido, el trabajo de restauración es de una calidad bastante increíble. Los dibujos en 2D son asombrosamente hermosos, ya sean los diferentes sprites o los entornos que de repente han ganado en riqueza, profundidad y vida. Pero eso no es todo porque Wonder Boy: The Dragon's Trap también disfruta de una dirección artística muy lograda, manteniendo el estilo japonés propio del juego original, mientras infunde una hermosa influencia franco-belga heredada del ADN de los desarrolladores. El juego ciertamente está lleno de colores, pero la elección de un fino trazo de lápiz y una paleta de colores pastel le da cierto encanto. Es sencillo, todo ha sido trascendido visualmente, tanto que nos preguntamos si esta no es una de las remasterizaciones más bonitas que hemos visto. Porque más allá de un apartado gráfico noble, Wonder Boy: The Dragon's Trap también disfruta de un gran trabajo en cuanto a animaciones se refiere. Los movimientos del héroe y los enemigos han sido detallados para darles flexibilidad en sus movimientos. Visiblemente muy interesados ​​en la atención al detalle, los pequeños de Lizardcube tampoco dudaron en agregar expresiones faciales a los diferentes personajes según sus acciones. Expresiones faciales que hacen que cada situación sea única y muchas veces entrañable.



     

    Si casi podríamos hablar de un visual impecable, por el lado de la jugabilidad, Wonder Boy: The Dragon's Trap también es destacable, sobre todo en lo que a sensaciones se refiere, fiel en todos los sentidos a la jugabilidad de antaño.


    Si casi podríamos hablar de un visual impecable, por el lado de la jugabilidad, Wonder Boy: The Dragon's Trap también es destacable, sobre todo en lo que a sensaciones se refiere, fiel en todos los sentidos a la jugabilidad de antaño. Entonces sí, dicho así, ofrecer una jugabilidad de hace 30 años no es necesariamente un argumento positivo, pero sería menospreciar el manejo del juego, que sigue siendo muy significativo a día de hoy. Los saltos siguen siendo de hecho milímetros, las acciones precisas y solo la inercia de los saltos pueden, sin embargo, golpear el sistema. Pues bien, es cierto que los ataques siguen siendo bastante rígidos con golpes de espada que carecen de espontaneidad y que muchas veces hay que anticiparse para no quedar a merced de un enemigo que te hará daño al menor roce. Esto es tanto más cierto cuanto que el juego no ofrece ninguna protección, incluso si nuestro héroe camina con un escudo. Por lo tanto, se requiere un cierto tiempo de adaptación antes de poder acostumbrarse a este regreso a la infancia. En cualquier caso, la jugabilidad del juego sigue siendo lo más básica posible, a pesar de las pocas transformaciones que permiten variar la jugabilidad. Por otro lado, si hay un aspecto del juego que permitió que Wonder Boy III: The Dragon's Trap fuera considerado un gran juego de plataformas en su época, es la vertiente Metroidvania. A diferencia de otros juegos de su categoría, el jugador puede moverse casi libremente en todas las mesas, con la ventaja añadida de áreas que se vuelven accesibles según el equipo que se desbloquea gracias a las monedas recolectadas aquí y allá durante la aventura.



    DEJA QUE FUNCIONE EL ENCANTO


    El único gran inconveniente de Wonder Boy: The Dragon's Trap sigue siendo su vida útil. En línea recta y si conoces el juego original, no tardarás más de 3 horas en desplazarte por los créditos finales. Pero debido a que ha conservado su sentimiento de antaño, el título revisado y corregido por Lizardcube muestra una dificultad que nos recuerda que los juegos de antaño no dan muchos regalos. Muere y vuelve a intentarlo, así que te vas a comer mucho si descubres el juego con esta remasterización, especialmente porque los puntos de control están lo suficientemente espaciados como para molestar a los jugadores jóvenes que no están acostumbrados a los mecanismos que hay allí. Tiene 30 años. . Sin embargo, sería una pena perderse esta bonita joya solo por este obstáculo, especialmente cuando sabes que el juego solo se vende por 20 €...



    Audio vídeo Reseña de Wonder Boy The Dragon's Trap: una de las remasterizaciones más bonitas que hemos jugado...
    Añade un comentario de Reseña de Wonder Boy The Dragon's Trap: una de las remasterizaciones más bonitas que hemos jugado...
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.