close
    search Buscar

    No hay prueba de Straight Roads: algunas pequeñas notas falsas, ¡pero un verdadero capital de simpatía!

    Quien soy
    Lluís Enric Mayans
    @lluísenricmayans

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido



    No Straight Roads no es un proyecto firmado por ilustres desconocidos: aunque sí es el primer título de Metronomik, está liderado por Wan Hazmer, diseñador principal de juegos de Final Fantasy XV y Daim Dziauddin, el artista conceptual de Street Fighter V. Dos líderes de la industria gigantes y acostumbrados a proyectos muy grandes, esto es lo que debe, aquí, contrastar bien con un equipo nuevo y mucho más modesto, por no hablar del presupuesto correspondiente. Sea como sea, NSR (es la abreviatura oficial del juego) lleva tiempo hablando de él, en especial gracias a su música y a su VF del que hablaremos más adelante: interpretamos a Mayday y Zuke, dos rockeros que forman el grupo Bed Bunk Junction que, tras haber fracasado en un show de tele-gancho, irá a demostrar el poder del rock a los distintos miembros del jurado. Este es también todo el tono de la aventura: nuestros dos héroes, guitarra eléctrica y baquetas de apoyo, representarán el rock contra una ciudad dominada por el EDM, Electronic Dance Music, un género en realidad bastante amplio ya que reúne todos los estilos de la música electrónica. , ya sea techno, house, dubstep, drum & bass, etc. La ambientación se desarrolla así en Vinyl City, una ciudad nocturna donde la música electrónica se impone y es omnipresente, y en la que cada distrito está dominado por un jefe perteneciente a un subgénero del EDM. Así pues, será necesario recorrer seis niveles y algunos extras para derrotar a cada uno de los lugartenientes e imponer el rock como tendencia musical. 





    LA MÚSICA ! ¡SÍ, MÚSICA!

    Concretamente, entonces, ¿cómo se estructura No Straight Roads? Aunque la música está en el corazón del juego, no deja de ser un título de acción "normal": tenemos dos personajes jugables, inmediatamente intercambiables con un botón, que evolucionarán en entornos 3D con enemigos para luchar cuerpo a cuerpo o a distancia. Como en cualquier otro software del género, puedes saltar, esquivar, usar habilidades especiales, regenerar tu salud: por otro lado, la música interviene de manera diferente, al ser omnipresente en el escenario, así como en la atmósfera visual y sonora. , ya, luego en las peleas mismas. Luego, los enemigos no atacan según tus acciones, sino según el ritmo: algunos de sus poderosos golpes pueden incluso desviarse gracias a una parada, si se aplica en el momento adecuado, lo que anima al jugador a entrar en ósmosis con el OST. A veces, obtenemos notas musicales que sirven como ataques a distancia, que solo podemos usar contra oponentes voladores; con otra tecla, es posible convertir temporalmente objetos decorativos, para transformarlos en torretas "roca" que ayudarán durante los enfrentamientos. La jugabilidad se irá ampliando a lo largo de los niveles: una vez completados y según la puntuación obtenida, obtendremos “fanáticos” que nos servirán para desbloquear nuevas habilidades, además de pegatinas para pegar en nuestros instrumentos que mejorarán temporalmente nuestras habilidades y que tendremos que reponer una vez agotado su efecto. 




    CAMINOS RECTOS

    Por tanto, No Straight Roads luce las facetas del juego de acción con un toque evidentemente muy musical. Sin embargo, relativamente rápido, está claro que su estructura resulta ser relativamente frágil. A nivel de luchas puras y duras, en primer lugar, pues ya solo hay un número ínfimo de enemigos que se repetirán a lo largo de la aventura; su mecánica también resulta ser bastante inestable, lo que lleva a peleas imprecisas, a veces rígidas, que no habrían logrado ganar capacidad de respuesta. Esto se aplica a los combos (muy mínimos), el sistema de parada o las esquivas, demasiado pesadas para ser colocadas dinámicamente en una secuencia (es imposible cancelar tu ataque, lo que rápidamente resulta problemático). Afortunadamente, podemos densificar el juego con la compra de nuevas habilidades pero, aquí también, el equilibrio parece inadecuado con un árbol de habilidades que es demasiado grande para un juego particularmente corto, lo que te obliga a rehacer rápidamente el pequeño puñado de niveles y jefes. cultivar los puntos de mejora. Y aun así, estos no son realmente imprescindibles ya que es posible completar la aventura en cinco o seis horas (o incluso menos), sin forzar demasiado y en una linealidad imponente. En términos de diseño de niveles, No Straight Roads está realmente satisfecho con lo mínimo, es decir, áreas de exploración muy pequeñas en las que es posible recuperar elementos y luego los "niveles", todos corredores en línea recta salpicados... de los mismos enemigos, con un jefe en su extremo. Rápidamente, habremos dado vueltas rápidamente al contenido, mezquino en sus fundamentos a veces poco dominado, pero que aún tiene algunas otras especificidades más interesantes. 


    ES DIFÍCIL

    Porque si los niveles se basan en una arquitectura bastante frágil, los jefes representan mucho mejor el aspecto musical de NSR. Más o menos locos, todos pertenecen a un género diferente, a veces incluso indagando en la música clásica o el pop comercial, y todos requieren técnicas muy específicas para superarlos. Sin embargo, algunos de estos métodos no siempre parecen muy sensatos o muy claros y, junto con una jugabilidad un tanto tosca, a veces pueden conducir a un resultado irregular. Sin embargo, algunas ideas están ahí y resultan bastante buenas, todas con secuencias musicales de calidad y todas requieren técnicas muy diferentes para ser superadas. Eso no se lo podemos quitar a Metronomik: el estudio demuestra una voluntad real de ofrecer una experiencia chispeante y una simpatía innegable, a pesar de establecer un buen acabado. Mención especial igualmente a la batalla de rap que, bajo su aire de juegos de ritmo, permite ventilar el juego en un momento dado en una musicalidad diferente y pegadiza. Además, no hace falta esperar más para hablaros del gran plato fuerte del juego: su banda sonora y su adorable ambiente bailable. 




    ES UNA GRAN AUDIENCIA

    Hay que reconocer que por este lado, la sociedad malaya se ha mostrado atenta. Y algunos dirán que para un juego basado en música, ¡era mejor! Aunque Mayday y Zuck representan el rock, finalmente es la música electrónica la que se escucha principalmente ya que se encuentra en todas partes en Vinyl City: particularmente funky, con ecos a menudo disco y bien producido, el OST es un pequeño éxito obvio (a pesar de algunas pistas tal vez a continuación, pero, bueno, los gustos y los colores, ya sabes…). Además, no habríamos discutido sobre una forma de escucharlo en uno de los menús del juego. Esta musicalidad contribuye directamente a la atmósfera acogedora de la aventura: aquí, está constantemente oscuro, las luces de neón son ubicuas, las pantallas son brillantes. , los edificios son gigantes y llamativos. Todo está limpio, todo se refleja y, ciertamente, la dirección artística nos da la impresión de adentrarnos en una enorme discoteca con ecos cyberpunk, dentro de un mundo futurista alternativo e irreal que toma prestado, además, mucho en ciertos niveles de DmC Devil May Cry. (además, de una manera bastante improbable, ciertos movimientos recuerdan endiabladamente a los de Dante de Ninja Theory, quién sabe). Gráficamente también, No Straight Roads es, después de todo, francamente limpio: sin brillar nunca, con algunas texturas y modelos cuestionables, el viaje de los dos rockeros sigue siendo técnicamente honesto... y muestra un encanto evidente. No obstante, notaremos una extraña homogeneidad en el estilo gráfico, el título alternando diálogos y escenas en tiempo real y en dibujos animados. ¿Quizás por razones de presupuesto?


    MEZCLADOR SIN “SYNC”

    Siempre con el objetivo de crear una atmósfera única, No Straight Roads se basa en una versión francesa de primer nivel: por así decirlo, encontramos a Kelly Marot (Jennifer Lawrence, Sophie Turner, Margaret Qualley) en el papel de Mayday, Donald Reignoux. (Spider-Man en el juego de Insomniac Games pero también Jesse Eisenberg, Jonnah Hill e incluso Titeuf) en la piel de Zuke, Céline Monsarrat (Julia Roberts), Anaïs Delva (Elsa en The Snow Queen), Patrick Borg (Son Goku en Dragon Ball), Eric Legrand (Vegeta en Dragon Ball) e incluso algunos otros buenos guiños. Y no se puede negar que su trabajo es para todos de muy buena calidad… pero hay una trampa. Y uno grande: la sincronización de labios, a menudo, está completamente fuera de control. Hablamos aquí de personajes que, a veces durante cinco o seis segundos (!), habrán terminado su frase pero seguirán moviendo los labios en el vacío, y esto con mucha regularidad, hasta romper efectivamente la inmersión. De facto, muchas cinemáticas luego aplastan todo su potencial -ya mermado por la ausencia total de música para la puesta en escena, una pena- y casi empujan a optar por la VO, que se corresponde perfectamente con los movimientos de los labios y ofrece un doblaje, pues , más cuidado no en la interpretación sino en la postproducción. Es una pena de todos modos. 




    En cuanto a la historia del título, es más o menos como cabría esperar: muy breve, bastante maniquea e incluso un poco demasiado centrada en la demonización de la EDM en favor del rock, antes de desembocar en una historia humanitaria, musical, bien intencionada y por encima de toda moralidad predecible. A pesar de todo, también hay pequeños vuelcos de la situación, nuestros dos héroes son realmente entrañables, algunas bromas han salido bien y son divertidas y, en general, No Straight Roads es un título del que emanan unas cálidas ganas de bailar además de una jovialidad que sobresale. Al no ofrecer una rejugabilidad interesante (desbloqueamos modos de dificultad después, pero las bases son demasiado frágiles para que haya un interés real) y una vida útil consecuente, es una experiencia extremadamente perfectible pero realmente benévola. 

    Audio vídeo No hay prueba de Straight Roads: algunas pequeñas notas falsas, ¡pero un verdadero capital de simpatía!
    Añade un comentario de No hay prueba de Straight Roads: algunas pequeñas notas falsas, ¡pero un verdadero capital de simpatía!
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.